domingo, 15 de marzo de 2015

Podemos votando en contra de los derechos humanos en Venezuela


Y aún hay malnacidos que justifican el voto en contra de la izquierda radical argumentando memeces.
DALE.
 VOTA A PODEMOS.
Y SIENTATE JUNTO A TERRORISTAS Y DICTADORES QUE ABOGAN POR LA REPRESIÓN POLÍTICA Y EL DESPRECIO A LA LIBERTAD.


Tras el debate del pasado 25 de febrero en el que se reclamaba el fin de la violencia y la liberación del alcalde de Caracas, Antonio Ledezma y otros opositores al régimen de Maduro, la UE votaba hoy su resolución sobre Venezuela. Y Podemos ha votado en contra de condenar la violencia en ese país, en contra de poner en libertad a los presos políticos y en contra de que cese la persecución política en Venezuela.
La lista de voto no deja lugar a dudas. Los diputados de IU, ERC, Compromis e ICV, así como de Podemos Pablo Iglesias, Tania González, Pablo Echenique y Miguel Urbán han votado en contra de la resolución del Parlamento Europeo en la que se ha pedido a Venezuela que termine con la represión y libere a los opositores encarcelados.
En la lista no aparece Lola Sánchez (Podemos) debido a un error, dijeron fuentes de la formación, que añadieron que en los próximos días rectificarán las actas de voto.
La formación de Pablo Iglesias, que se había abstenido de intervenir en los debates previos en PE sobre Venezuela, ha votado además abstención en las enmiendas introducidas por IU al texto, explicaron a Efe fuentes de la formación.
IU ha denunciaba la "intromisión" en la democracia venezolana del PE y el "apoyo de la extrema derecha europea a los intentos de golpe de Estado en Venezuela".
En las explicaciones de voto, Pablo Echenique dijo que para Podemos "es obvio que hay muchos problemas en Venezuela. Pero creemos que hay que abrir vías de diálogo en el país entre todas las partes".
"Como ha dicho desde el Papa Francisco hasta la ONU o UNASUR, entre otros, en Podemos creemos que la mejor manera de defender la democracia y los Derechos Humanos en Venezuela es el diálogo", añadió Echenique, en la que fue su última intervención en la Eurocámara.